Nueva sentencia favorable CDAs de Triodos Bank en Zaragoza

Iñaki Iribarren García, socio director en IRIBARREN ARTOLA Abogados mediante la Plataforma de reclamación de CDAs de Triodos Bank ReclamaTriodos vuelve a conseguir una nueva sentencia condenatoria a Triodos Bank de CDAs en Zaragoza.

Volvemos a conseguir una nueva sentencia favorable en ZARAGOZA.  

Sentencia estimatoria integra Juzgado de Primera Instancia 12 de Zaragoza.

Se estima íntegramente la demanda presentada por la parte actora, estimando la nulidad de las contrataciones por error o vicio en el consentimiento, condenando a Triodos Bank a devolver los 8.655,23 euros depositados en CDAs más comisión, gastos y los intereses legales desde las compras y con expresa condena en constas a Triodos Bank.

D. FRANCISCO POLO MARCHADOR, Magistrado-Juez titular del Juzgado de Primera Instancia nº 12 de ZARAGOZA, ha estimado íntegramente la demanda.

El juzgador entiende que:

“SEXTO.- Las circunstancias del caso.

1.El producto.

Como explica la entidad demandada en el escrito de contestación, los CDAs son títulos representativos del depósito de las acciones de TRIODOS BANK, que llevan aparejados los derechos económicos de esas acciones, pero no los derechos de voto. En el momento de su emisión, los CDAs no estaban admitidos a cotización en mercados secundarios por lo que tenían una liquidez limitada. Los CDAs podrían ser negociados en un mercado interno de acuerdo con el valor liquidativo de los títulos (esto es, el valor contable de los activos de la entidad dividido entre el número de CDAs).

En ese mercado, Triodos facilitaba las transacciones cuando había inversores que querían vender sus CDAs y otros inversores que querían comprar. Además, en el caso de que las órdenes de venta superaran a las de compra, el propio Triodos podía comprar y mantener CDAs. La facilitación de estas transacciones era discrecional para Triodos (no obligatoria) y en cualquier caso limitada, ya que el Banco Central Holandés establece un límite a los CDAs que Triodos puede recomprar y mantener de conformidad con los requisitos regulatorios.

En relación con este riesgo de liquidez, en el folleto (doc. nº 40.2) se advierte que “es posible que los inversores no puedan vender o enajenar de otro modo sus Certificados de Depósito durante un periodo prolongado, ni venderlos a su valor estimado” En relación con los rendimientos generados por los CDAs, el titular puede obtener los dividendos en metálico, o bien optar por la entrega de nuevos CDAs por un valor equivalente.

Los CDAs son un producto de inversión, no un producto de ahorro bancario y la inversión en los mismos no se encuentra garantizada por el Fondo de Garantía de Depósitos. La propia entidad demandada en el documento “Análisis del riesgo del producto de inversión CDA desde la triple aproximación de rentabilidad, seguridad y liquidez” (doc. nº 51) atribuye el máximo riesgo al producto (6/6, en una escala en la que 1/6 es indicativo de menor riesgo y 6/6 de mayor riesgo) y destaca que “la venta o cancelación anticipada no es posible o puede implicar pérdidas relevantes” y que es un “producto financiero que no es sencillo y puede ser difícil de comprender”.

2. Perfil de la parte actora.

Resulta indudable que nos encontramos ante una cliente minorista por lo que, de conformidad con lo dispuesto en el art. 78 bis de la Ley de Mercado de Valores, no se le puede presumir “la experiencia, conocimientos y cualificación necesarios para tomar sus propias decisiones de inversión y valorar correctamente sus riesgos”.

Partiendo de esta premisa, no consta prueba alguna que permita concluir que la Sra. XXXXXXX tuviera la formación necesaria para conocer, antes de la contratación de los CDAs, las características y riesgos de un producto financiero de esta naturaleza.

3. En cuanto a la información precontractual del producto.

Ya se ha señalado que debe ser facilitada con la antelación necesaria a la emisión del consentimiento y que debe ser una información clara, correcta, precisa y suficiente que permita al cliente un cabal conocimiento de su funcionamiento y de los riesgos que asumía. La entidad demandada sostiene que a la Sra. XXXXX se le advirtió en todo momento antes de sus contrataciones que los CDAs de Triodos eran un producto de inversión (con el consiguiente riesgo de pérdida de capital) y que se negociaban en un mercado interno (por lo que podría ocurrir que no vendiese sus CDAs cuando quisiera porque necesitaba encontrar un comprador) y afirma que “las respuestas proporcionadas por la demandante en los test de conveniencia realizados reflejan, sin margen de duda, que era perfectamente consciente de los riesgos inherentes a su inversión en CDAs, que ahora afirma desconocer”. Sin embargo, a la vista de la prueba documental –única propuesta en este procedimiento- y de los hechos admitidos por la representación de la parte actora en la audiencia previa, sólo consta la entrega efectiva a la Sra. XXXX de los siguientes documentos: (i) carta de confirmación de compra de la segunda adquisición, doc. nº 45, (ii) formulario de compra de la segunda adquisición, doc. nº 47 y (iii) documento denominado “Análisis del riesgo del producto de inversión CDA desde la triple aproximación de rentabilidad, seguridad y liquidez” (doc. nº 46), entregado con ocasión de la tercera compra.

El primer documento es la carta de confirmación de compra que remite TRIODOS y no contiene información alguna sobre las características del producto.

El segundo es la orden de compra de 17 de marzo de 2016 y, por lo tanto, carece de relevancia desde la óptica de la información precontractual. Sólo podría ser precontractual el tercer documento (doc. nº 46) pero lleva la misma fecha (17 de marzo de 2016) que la orden de compra y no consta su entrega con anterioridad a la demandante para su estudio previo a la suscripción de la orden de compra. No se ha acreditado que la entidad haya realizado en ningún momento anterior a la adquisición de los CDAs test de conveniencia o de idoneidad a la Sra. XXXXXXX.

4. Conclusión.

Por las razones expuestas, el Juzgado no considera acreditado que la entidad de crédito cumpliera los deberes que la legislación vigente le imponía en orden a informar exhaustivamente a la cliente sobre el producto financiero complejo y de alto riesgo que le ofertaba. La cliente no dispuso de la información necesaria para formar su voluntad contractual y esta ignorancia es imputable a la entidad bancaria y excusable en el cliente. En definitiva, el consentimiento ha de reputarse viciado con la necesaria consecuencia de determinar la nulidad del contrato con recíproca restitución de las prestaciones entre las partes (art. 1300 del Código Civil).”

El abogado Iñaki Iribarren que ha vuelto a ganar a Triodos Bank, socio director en IRIBARREN ARTOLA Abogados y de la Plataforma de reclamación de CDAs de Triodos Bank – ReclamaTriodos, ya obtuvo en julio de 2022 la primera sentencia en España que condenaba a Triodos Bank por los CDAs, dictada por el juzgado de primera instancia 1 de Pamplona, así como las primeras sentencias favorables en Navarra, País Vasco, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Islas Baleares, Cantabria y ahora Canarias.

ReclamaTriodos a través de la Plataforma de Reclamación está defendiendo a más de 500 afectados por los CDAs en toda España, siendo ya una realidad más de 80 sentencias favorables.

Todos los días recibimos solicitudes de afectados que contactan con la Plataforma a través del teléfono 948 275 063 o el email info@reclamatriodos.es para interesarse en la posibilidad de recuperar su dinero invertido en CDAs de Triodos Bank reclamando a la entidad.

Foto ponentes charlajpg

Iñaki Iribarren, Socio director en IRIBARREN ARTOLA Abogados y la Plataforma de reclamación de CDAs de Triodos Bank – ReclamaTriodos